Sigue estos sencillos pasos para quitar un tornillo roto de cualquier superficie:

  • Debes limpiar la cabeza del tornillo con una lija para eliminar cualquier residuo
  • Usa un poco de aerosol anti-corrosión en el tornillo y déjalo actuar unos minutos
  • Pon el destornillador y gira en dirección contraria a las manecillas del reloj para aflojar el tornillo.
  • Si el tornillo no se mueve, no lo fuerces, mejor rocía más aerosol alrededor del tornillo y espera unas 24 horas.
  • Si el tornillo permanece atascado, intenta calentar el tornillo con un soplete por unos segundos y luego inserta el destornillador, con cuidado trata de remover el tornillo, para obtener mejores resultados trata de no calentar el metal de alrededor del tornillo.
  • Usa un taladrado como último recurso. Con una broca de titanio, perfora con cuidado hacia el tornillo hasta que quede totalmente removido, para extender la vida de la broca pon un poco de aceite de motor el punto de contacto entre la broca y el tornillo.
  • Limpia cualquier exceso de aceite antes de intentar esta técnica: Aplica algo de calor directamente a la cabeza del tornillo utilizando un cautín o un soplete de propano.
  • Si tus intentos de remover el tornillo han arruinado la cabeza, pero aún está sobre la superficie, utiliza una pequeña lima para hacer dos lados planos, tómalo con unas pinzas de presión y trata de remover el tornillo.